21 de septiembre Día Mundial del Alzheimer

Nuestra voluntaria Mercedes se ha visto afectada muy de cerca por esta enfermedad y ha dejado constancia de su experiencia mediante esta poesía. 

 

“Querido monstruo alzhéimer”

 

Para ti, mamá

 

Recuerdo cuando la oscuridad habitaba en mi madre

Recuerdo sus ojos endurecidos y su boca contraída

Recuerdo las discusiones con mi padre, los portazos y la tristeza

Recuerdo su soledad

 

Llegaste de puntillas:

Jugando al escondite con las llaves

Apropiándote de los nombres de las cosas

Encerrándola poco a poco en tu niebla

 

Hemos luchado contra ti, pastillas y terapias inútiles

Sigues ahí, alimentándote de sus recuerdos

Devorándole la vida, dando mordiscos a las nuestras

 

Ya no sabe dónde está su casa

O cuantos hijos tiene

Septiembre puede ir detrás de abril

Y los nombres de sus nietos se confunden

 

Pero monstruo,

¿Sabes que le has robado el dolor y el resentimiento?

¿Sabes que has convertido a mi padre en su cuidador?

¿Sabes que su ternura le ha liberado el corazón?

 

Has devuelto la dulzura a sus ojos, cuando mira a su esposo

Has relajado sus labios, cuando responde a las sonrisas

Has liberado su cuerpo, cuando reacciona a nuestros abrazos

Ahora le gusta reír, cantar y bailar. ¡Es tan fácil quererla!

 

No te olvides, gracias a ti está reviviendo un amor pasado

No te olvides, gracias a ti hemos recuperado sus besos y abrazos

No te olvides, gracias a ti he vuelto a admirar a mi padre

Sí, nos has devuelto su amor

 

Maldito Alzheimer,

Sé que acabaras engullendo a mi madre

Sé que acabaras destrozando nuestras vidas

Pero sé que no me podrás quitar este recuerdo

 

Aunque quién sabe…

A lo mejor un día me obligas a compartirlo contigo.

 

 

Autoría: Mercedes Retana, voluntaria FAyG

 

 

 

 

 

 

La FUNDACIÓN ALICIA Y GUILLERMO y GRUPO RETIRO

La FUNDACIÓN ALICIA Y GUILLERMO y GRUPO RETIRO

firman un acuerdo de colaboración

 

Madrid, 10 de agosto de 2017

 

La FUNDACIÓN ALICIA Y GUILLERMO, organización sin ánimo de lucro dedicada a promover actividades que sirvan para luchar contra la discriminación por razón de edad, superar los estereotipos relacionados con la edad y eliminar barreras, y GRUPO RETIRO, empresa con más de 20 años de experiencia ayudando a mejorar la calidad de vida de las personas mayores a través de las Rentas Vitalicias Inmobiliarias, las Hipotecas Inversas y las Compraventas con Alquiler Garantizado; establecieron un acuerdo de colaboración para trabajar conjuntamente y, así, mejorar la calidad de los servicios que ofrecen.

 

Este acuerdo llega en un momento en el que el proceso de envejecimiento de la población es cada vez más importante; por lo que el protagonismo que están alcanzando las personas mayores en la sociedad cada vez es más evidente y a tener en cuenta. De esta manera Carlos A. Martínez Cerezo (Presidente y Consejero Delegado de Grupo Retiro) junto con Dolores Carbonell Zaragoza (Presidenta y Directora Ejecutiva de Fundación Alicia y Guillermo), firmaron un acuerdo para colaborar, siempre con el fin de mejorar el bienestar de las personas mayores que, en muchas ocasiones, carecen de recursos económicos y financieros suficientes para disfrutar de una mejor jubilación, o para poder pagarse una residencia o disponer de ayuda en el hogar.

 

Esta unión de esfuerzos de ambas corporaciones contribuirá sin duda al bienestar de la sociedad, en muchas ocasiones los recursos existen y es importante hacerlos llegar al lugar donde se necesita y en el momento adecuado, y tanto Grupo Retiro como la Fundación Alicia y Guillermo, están implicados y comprometidos en que las personas mayores disfruten de una calidad de vida merecida.

 

 

 

FUNDACIÓN ALICIA Y GUILLERMO (http://fundacionaliciayguillermo.com) – Es una organización sin ánimo de lucro dedicada a promover actividades que sirvan para luchar contra la discriminación por razón de edad, superar los estereotipos relacionados con la edad y eliminar barreras, apreciar en mayor medida la valiosa contribución que las personas de más edad hacen a la sociedad y a la economía, promover el envejecimiento activo, la solidaridad intergeneracional y la vitalidad y dignidad de todas las personas.

 

GRUPO RETIRO (http://www.gruporetiro.com) –  Desde 1996 es la empresa pionera y líder en España en la gestión de  Rentas Vitalicias Inmobiliarias, Hipotecas Inversas y Venta con Alquiler Garantizado. Actualmente Grupo Retiro es el único grupo empresarial que realiza una gestión integral del patrimonio inmobiliario de las Personas Mayores, teniendo en cuenta las diferentes particularidades y problemáticas de cada uno de ellos.

 

 

Gabinete de Comunicación de Grupo Retiro

Mar Villa Pérez

Directora de Comunicación y Marketing

comunicacion@gruporetiro.com

Tel.: 915 774 240

 

Gabinete de Comunicación de Fundación Alicia y Guillermo

Ann-Katrin Siemens

Responsable de Comunicación

comunicacion@fundacionaliciayguillermo.com

Tel.: 910 843 405NP – Acuerdo de Colaboración Fundacion Alicia y Guillermo

 

“Con este acuerdo queremos facilitar fórmulas financieras, para que las personas mayores puedan disfrutar de esta etapa de la vida con confianza y bienestar.” Lola Carbonell, Directora Ejecutiva FAyG.

 

Voluntariado con Mayores – Verano

 

Nuestro voluntariado de acompañamiento funciona todo el año.  Ahora en verano muchos de los mayores acompañados se van con sus familias a los pueblos y disfrutan de esta calurosa época del año en un entorno familiar. Otros se quedan aquí en Madrid y juntos con sus voluntarios pasan unos momentos especiales.

Les hemos pedido a algunos de ellos que compartan con nosotros como están pasando el verano con los mayores. A ver que nos cuentan =)

 

 

Elisa (Voluntaria FAyG) y Esperanza 

“Yo tomo zumito de frutas… y comparto risa. Me gana jugando a las cartas.. suma y suma puntos. Cuando la digo que hace trampas se parte de la risa.”

 

 

 

Elioska (Voluntaria FAyG) y Fina 

“Mi querida Fina me invita en casa a una coca cola, galletas con la famosa mantequilla de Soria o unos canapés de salmón ahumado.

Nunca le apetece a ella comer o beber nada, pero todo me lo da a mi. Porque según ella dice que trabajo tanto y debo alimentarme más.😉

Nuestras tardes se nos van en charlas de recetas, historia de su niñez y consejo para encontrar el amor de mi vida.”

 

 

Sara (Voluntaria FAyG) y Carmen 

“Mi señora se llama Carmen, se ha ido hace poquito a vivir con su hija y aún se está adaptando porque vivía sola antes. No le gusta mucho su nuevo barrio pero ya tiene amigas que bajan a los perritos y allí nos sentamos y paseamos con ellas charlando.”

 

 

Kirke (Voluntaria FAyG) y Cele 

“Mi Cele no está para mucho pero de vez en cuando se vuelve muy loca y se toma una gaseosa fresquita! Nos gusta hablar de cuando íbamos todas las semanas a tomar café ¡pero le gustaban más las porras que nos comíamos acompañando a ese café! Ahora estamos en otra etapa (como ocurre en todas las relaciones) y hablamos mucho de lo fuerte que es y lo bien que está llevando su enfermedad. Nunca deja de reírse de mis tonterías ¡y los doctores se ríen con las suyas! Es una superheroina del 1933!”

 

 

 

Maria (Voluntaria FAyG) y Isabel 

“Isabel y yo compartimos charla y un bitter kas fresquito. Nunca antes había bebido bitter kas, pero creo que me está gustando tanto porque me recuerda a los buenos ratos juntas.”

 

 

¡Feliz Verano a todos!

Día de los Abuelos en la Fundación – 26 de julio

 

El día 26 de julio se celebra en España el Día de los Abuelos.

Y por qué en este día? Porque es la festividad de San Joaquín y Santa Ana, los padres de la Virgen María y por tanto, los abuelos de Jesús.

En homenaje al Día de los abuelos, decidimos dedicar una semana entera a los yay@s de nuestras vidas.

Le hemos pedido a nuestros usuarios y voluntarios que nos cuenten cuales son sus recuerdos más entrañables con sus abuelos/nietos y estamos tan satisfechos con sus respuestas que no podemos dejar de compartirlas con vosotros. Son relatos llenos de cariño, admiración, amor y risas.

 

 

Los Abuelos y sus nietos

Carmen (Usuaria FAyG) y sus 3 nietos

“La vida cuando nacieron mis hijos estuve tan ocupada cuidándolos que me perdí lo mejor… Ahora los nietos me hacen recordar momentos de mi pasado y disfrutar el presente.”

 


Rosa (Usuaria FAyG) y sus 3 nietos

“Respecto a mis nietos me tienen totalmente ilusionada. Son después de mis hijas lo mejor que me ha pasado, como yo creo que nos pasa a casi todos los abuelos.
Gracias a Dios los tengo cerca a los tres y compartimos mucho con ellos mi marido y yo.
Hemos hecho bastantes viajes con ellos, pero un crucero que hicimos con los dos mayores fue una experiencia fantástica. El idioma que se hablaba en el barco era el inglés y ellos con ocho y diez años que tenían entonces ya eran bilingües y fueron nuestros traductores y luego también en Nueva York. Fue un viaje estupendo.
Con el pequeño de tres años también hemos viajado y somos felices con ellos.”

 

 

Los nietos y sus abuelos

 

Elisa (Voluntaria FAyG) y su abuelo Ignacio

“Mi abuelo paterno se llamaba Ignacio, fumaba en pipa, era de pocas palabras pero de buen humor. Cuando era muy niña me sentaba en sus rodillas y me decía muy serio que podía expulsar el humo por los ojos. Para hacerlo yo tenía que ponerle una mano en su pecho y no dejar de mirarle los ojos… así el lentamente bajaba la pipa a mi mano y yo pegaba un bote por el calor… ja ja él se partía de la risa😜.”

 


Mercedes Retana (Voluntaria FAyG) y su abuela Antonia

MI ABUELA Y LA ENFERMERA
“Mi abuela era una mujer pequeña, de pelo negro apenas salpicado por las canas y con unos ojos azules intensos, no sólo por su color, sino porque la vida se asomaba a borbotones a través de ellos. Nunca nos dejó llamarla abuela, porque decía que era muy joven, aunque cuando yo nací tenía 60 años, así que todos sus nietos la llamábamos “madre”. Su nombre era Natividad, pero como tampoco le gustaba todos la llamaban Antonia.
Uno de los recuerdos más nítidos que tengo de ella era cuando le acompañaba al ambulatorio a ponerse su inyección semanal. Este recuerdo me marcó especialmente por el miedo que me daba una enfermera que había allí: llevaba en la cabeza una pequeña cofia blanca que tapaba las raíces canosas de su pelo corto teñido del color de las castañas. Su cara era alargada y angulosa, marcada por grandes pómulos que ocultaban unos ojos negros y hundidos. La nariz, grande y aguileña, parecía una roca que erosionaba la mitad de su cara. Su boca era un corte a la que sólo daba identidad la pintura que la cubría. Utilizaba un color rojo oscuro como la sangre seca, que se vertía por los pliegues que bordeaban sus labios dándole un aspecto de estar siempre fruncidos. Al sonreír mostraba una hilera descolocada de dientes amarillos entre los que brillaba un puente de oro. La cabeza parecía estar pegada a los hombros y sólo de cerca podías ver el cuello que los unía. Pero lo que de verdad le hacía distinta de las demás personas, era una montaña que le nacía en el omoplato izquierdo.
Después de que pusieran la inyección a mi abuela, buscábamos a la enfermera de la montaña en la espalda. Me agarraba con una mano y en la otra escondía un décimo de lotería: “¿se nota? Me preguntaba. Yo negaba con la cabeza. Ella sonreía satisfecha“. Cuando la encontrábamos, mi abuela se acercaba a ella y, en un gesto cariñoso, le pasaba la mano por la espalda mientras le preguntaba: “¿Qué tal está querida? Hace mucho que no nos vemos”. Hablaban unos minutos de sus respectivos males y mi abuela se despedía, no sin antes hacer que yo también me despidiese y la enfermera me pellizcase con fuerza la mejilla.
Camino de casa, mi abuela muy contenta me decía: “a ver si esta semana nos funciona la joroba y nos toca la lotería. Tengo un buen presentimiento”.
La verdad es que nunca nos tocó la lotería y con los años pude conocer más a la enfermera, que resultó ser una buena mujer.”

 


Mercedes (Voluntaria FAyG) y su abuela Ángeles 

“Mi abuela se llamaba Ángeles, era genial y muy divertida. La recuerdo como si la estuviera viendo ahora mismo, cuando salíamos a comer fuera era genial con su bolso grande del estilo de maletín de médico. La pidieras lo que la pidieras, en ese bolso había de todo. Cuando terminábamos de comer, y se pedían los cafés, ella cogía su bolso y sacaba una petaca de él, cogía el tapón y echaba el líquido y se lo tomaba, ¿ a qué ni os imagináis que era? Pues el chupito era chinchón seco, y ella muy, pero que MUY seria, nos decía: “Me lo ha mandado el médico para hacer la digestión.
Como esta anécdota tengo muchas para poder contar y recordar, fue una gran mujer, tuvo 13 hijos y se le murieron dos, a los otros los saco ella sola viuda.”

 


José (Voluntario FAyG) y sus abuelos

“Como adoptado tuve la gran oportunidad de tener más abuelos que el común de la gente, todos me adoptaban como su nieto.

Una de esas parejas, mis abuelos Gerónimo y María, originarios del mismo pueblo de mis padres, solían quedarse en nuestro apartamento en Caracas, cuando visitaban la capital, en una de esas oportunidades, mis amigos de la calle y  yo teníamos de mascota una perra abandonada, se llamaba Tomasina, están mis abuelos en casa, se acerca Tomasina a la puerta y llamo a mi abuela:
“Sra. María venga a conocer a Tomasina.”
Mi abuela se enfureció mucho, salió a la puerta a reclamarme que ella no era esa Sra. María, que ella era mi abuela y que nunca la llamara de otra forma, dentro mi abuelo Gerónimo y mis padres estaban muertos de la riza.

La segunda anécdota es con el último abuelo que me adoptó, era el abuelo materno de mi esposa, Pedro. Pues un diciembre, después de comprar los regalos de navidad para mi hija, decidimos comprarle un modelo de avión armable de los que se pintan. El abuelo Pedro tenía una habilidad manual increíble.

Envolvimos para regalo la caja del avión, y cuando fuimos a su casa, mi hija (que para entonces tenía 6 años), y yo, le dimos el regalo. Tomó la caja, inició a desenvolver con mucho cuidado. Andrea estaba casi desesperada, cuando por fin terminó de desenvolverla, soltó una sonora carcajada.
Tuvimos que esperar un rato a que terminase de reír, mientras Andrea y yo cruzábamos miradas de sorpresa de cuando en cuando. Hasta que por fin pudo hablar y nos dijo: “Ese fue el avión alemán que me derribó sobre Madrid durante la guerra civil” y continuó riendo y le dio un beso en la frente a Andrea.”

 

 

 

¡GRACIAS a todos!

¿Ser mayor o estar mayor?

¿SER MAYOR O ESTAR MAYOR?

 

En el año dedicado a las personas mayores, todos los sociólogos y psicólogos coinciden en afirmar que, al contrario de lo que se piensa, el ser mayor no es un proceso atípico ni irreal, y tampoco significa que sea malo. Es simplemente una etapa más de la vida, de la vida de cada uno y que será el resultado de la forma en que haya vivido las etapas anteriores, es decir, de cómo ha ido haciendo su propia historia. 

 

No tiene, por tanto, que se una época negativa porque se compare uno con los más jóvenes que están en plena etapa productiva. Tampoco ha de vivirse desde una perspectiva mercantil, financiera o de utilidad, sino desde una escala de valores del ser. 

Es una etapa vital que tiene otras necesidades y otras posibilidades. El hecho de que sean otras no significa que no existan. Todo el desafío consistirá en saber descubrirlas.

 

Lo que sí parece estar cada vez más claro es que ser mayor no guarda un paralelismo absoluto con el carnet de identidad. Hay muchas gente joven que sin tener proyectos claros de vida se presentan como eternos aburridos, que consumen aburrimiento y se dejan llevar por éste. Por el contrario, cuánta gente “mayor”, con ochenta y tantos años y hasta noventa y tantos, tiene un espíritu maravilloso, dispuesta a comenzar nuevas experiencias, poco apegada a lo superficial. 

 

El modelo de vejez que hemos tenido nos hacía creer que por el simple hecho de cumplir años, la persona necesariamente perdía años. Científicamente se ha demostrado que tal convicción no se ajusta plenamente a la realidad, aunque haya mucha gente que le suceda de este modo. 

Lógicamente, hay muchos mayores que viven esta etapa negativamente, debido a la pobreza, la marginación o la enfermedad. Otros lo hacen en positivo y descubren la vida. Y están los indecisos, que son los recién llegados a este tramo de su existencia, que no acaban por definirse. 

 

Para el doctor José Luis Jordana Laguna, se comienza a envejecer cuando la persona deja de moverse, de aprender, de amar o de participar. 

El envejecimiento se frena permaneciendo activo, estando informado y formándose permanentemente, promoviendo la convivencia y la integración social y participando activa, crítica y creativamente. 

Para conseguir esto es necesario querer aprender (tomar conciencia-motivación), tener recursos para ello y saber cómo y con que aprender o enseñar.

 

 

¿Que podemos hacer por los mayores?

 

Primeramente hemos de tener presente que la historia de estas personas no es nuestra historia; que su contexto no es el nuestro; que su época no fue la mía; que sus puntos de partida son muy diferentes a los nuestros.
Y, en segundo término, preguntarles de qué se sienten capaces de hacer y qué no pueden hacer; no crearles situaciones aplicables a ellos desde una perspectiva que no es la suya, y, sobre todo, llamarlos a participar en sus proyectos y en el trabajo de descubrirlos. 

 

 

Bienaventuranzas de la comprensión

 

Benditos sean
los que comprenden
mis pasos vacilantes
y mis manos temblorosas.

 

Benditos los que saben
que mis oídos van a tener hoy 
dificultades para oír.

 

Benditos los que aceptan
mis vista cansada
y mi espíritu ralentizado.

 

Benditos los que apartan
benévolos sus ojos
cuando se me cae el café del desayuno.

 

Benditos los que, sonriendo,
se paran a charlar
conmigo un momento.

 

Benditos los que nunca me dicen:
¡Es ya la segunda vez 
que me cuentas esa historia!

 

Benditos los que tienen tino
para hacerme evocar mis días felices
de otros tiempos.

 

Benditos los que hacen de mí
un ser amado,
respetado y no abandonado.

 

 

Autor: Eleuterio Romero Fonseca, 91 años, periodista y usuario de la fundación

 

Lidera tu Vida – Un taller para mujeres mayores

El año pasado empezamos un proyecto piloto de 3 meses dentro del nuevo programa “Las Invisibles“, dirigido a mujeres a partir de los 50 años.

Dentro de la fundación sentimos la necesidad de implantar un programa que de visibilidad a la temática de la violencia de género, enfocada en las mujeres mayores. Según las estadísticas, los números de la violencia contra el género femenino están en constante aumento. Por estructuras patriarcales, la violencia psicológica y física está muy arraigado en las mujeres de más edad.

El Taller “Lidera tu vida” empezó en febrero 2017 y tiene una duración de un año. En el taller, conducido por una psicóloga, revisamos con las mujeres las estructuras sociales y familiares, presentándoles nuevos puntos de vista y proporcionándoles herramientas para modificar algunos aspectos de sus vidas. Las sesiones se realizan en grupos de hasta 15 mujeres, con el objetivo de crear un ambiente íntimo en que ellas puedan compartir y aconsejarse. Las mujeres usuarias no necesariamente están afectadas por la violencia masculina,  solo es necesario que sientan la necesidad de conocer más sobre el tema  para aprender y  poder actuar como nuevos modelos y detectoras en sus propios entornos.

Talleres como la Marcha Nórdica (Deporte) y Aprendiendo Informática (Nuevas Tecnologías),   complementan el proceso del empoderamiento de las mujeres mayores, que muchas veces han focalizado toda su vida en su marido y la familia, sin disfrutar de su propia libertad y tiempo libre.

Ainhoa, psicóloga y conductora del taller, nos describió en algunas líneas que las mujeres interesadas en participar pueden esperar del taller:

Taller dedicado a gente que desea conocerse a sí misma, tomar conciencia de sus propias emociones y de la manera en que suelen gestionarlas.

Analizaremos el estilo de diálogo interno y su impacto sobre el estado emocional y reflexionaremos sobre el autoconcepto y la autoestima  para poder desarrollar una actitud de aceptación y valoración propia.

Se tomará  conciencia sobre las propias ideas y expectativas respecto a las relaciones para aprender a defender la propia autonomía. También indagaremos en los miedos y limitaciones que impiden cumplir nuestros objetivos y en las estrategias para superarlos.

Trabajaremos técnicas de comunicación asertiva para establecer límites personales y fomentar la comunicación de expectativas y/o necesidades a las personas que nos rodean.

Otro punto importante del taller es dar a conocer el estrés como mecanismo adaptativo y analizar las distintas formas de afrontar situaciones estresantes.

En definitiva, el objetivo del taller es promover la reflexión para el cambio en los estilos de vida de modo que éstos sean más saludables, mientras, damos prioridad yconsideramos la salud propia como requisito indispensable para poder cuidar de los demás y mantener relaciones saludables.


Todos los miércoles 11:30 – 13:00h

Contacto:

info@fundacionaliciayguillermo.com
910 843 405

Corre/Marcha con los Mayores – 15 de octubre 2017

¡A la tercera va la vencida!

El día 25 de junio es una fecha muy especial.
Ese día Madrid acogerá la celebración mundial del Orgullo LGBT y como parte de esa festividad tendrá lugar la Carrera de la Diversidad. El azar ha hecho que esta carrera coincida con la fecha prevista para nuestro evento.

Por este motivo y con la voluntad de colaborar con la causa de la Carrera de la Diversidad, vamos a cambiar la fecha de la I Carrera/Marcha “Corre con los Mayores” a el día 15 de octubre 2017.

El evento se desarrollará en el mismo lugar, Eje Recoletos/Paseo de la Castellana.

Distancias previstas:

– 10K Carrera homologada / 10K Marcha Nórdica (competitiva)
– 3K Marcha Familiar (individual o en grupo – no competitiva) / 3K Marcha Nórdica (no competitiva)

Creemos en esta iniciativa, su valor para la sociedad y el cariño de los colaboradores para seguir adelante. ¡A la tercera va la vencida!

Esperamos poder contar con vuestra participación el día 15 de octubre 2017. 

En Facebook y Twitter os mantenemos informados.

 

A parte tenemos otra noticia relacionada:

Los días 21 y 22 de septiembre de 2017 se celebrará la Conferencia Ministerial de Envejecimiento de la Comisión Económica y Social de Naciones Unidas  para Europa (CEPE) en Lisboa (Portugal): Una sociedad sostenible para todas las edades: Entendiendo el potencial de vivir más.

Una de las actividades paralelas de esta reunión será la exhibición de pósteres en los que se reflejen ejemplos de buenas prácticas de los distintos países.

Nuestra propuesta de una buena practica es la Carrera/Marcha, cuyo póster en inglés os presentamos aquí.

 

6 Motivos para hacerse voluntario de la Fundación

El voluntario es el alma de la Fundación. Sin los voluntarios la Fundación no podría cumplir con sus objetivos, como dar acompañamiento afectivo, fomentar la autonomía de las personas mayores, promover la solidaridad intergeneracional, eliminar barreras y superar los estereotipos relacionados con la edad.

El voluntariado se puede realizar de varias formas: voluntariado individual a través del acompañamiento afectivo, voluntariado en grupo participando en distintas actividades en residencia (musical, juegos, etc.), e incluso voluntariado de staff en la sede de la Fundación.

Hemos hablado con la coordinadora del voluntariado en la Fundación, la psicóloga Teresa Torrente, y con una de nuestras voluntarias, Mercedes Retana también psicóloga. Ellas nos darán 6  motivos de por qué hacer voluntariado en la FAyG


1. Haces a una persona feliz (y a ti mismo también)

Teresa: ¿Quieres ser feliz? Haz feliz a otro. Uno de los creadores de la Psicología Positiva, Martin Seligman –actual presidente de la academia americana de psicología- , lo deja muy clarito. Para ser feliz, la mejor receta es poner tus fortalezas al servicio de los demás. Y eso es, precisamente, de lo que va el voluntariado.

Mercedes: El voluntariado no sólo es una acción hacia afuera también es una acción hacia adentro. Produce una gran satisfacción personal contribuir a mejorar la vida de otras personas, aunque sea un “ratito”. Sabes que con tu acto, esa persona será durante un “ratito” más feliz.


2. Adquieres conocimientos para tu vida personal y profesional

Teresa: Crece, hazte más fuerte, adquiere recursos para tu vida personal y profesional: si la experiencia es un grado, ser voluntario te da un plus de experiencia ya que te mueves en situaciones donde has de poner lo mejor de ti. Cuanto más aprendas con nosotros, más aprovecharás para ti.

Mercedes: Con el voluntariado se refuerza nuestra autoestima. No sólo porque ayudamos a los demás y eso hace que nos sintamos mejor con nosotros mismos, es que las personas a las que ayudas agradecen y reconocen tu esfuerzo.


3. Disfrutas de una experiencia enriquecedora 

Teresa: Si tienes tiempo, aquí tienes dónde vivirlo. Hacer voluntariado NO es pasar el rato, es disfrutarlo. Junto a alguien que te necesita y a quien acabarás queriendo. A veces, uno mira hacia atrás y le parece que el tiempo ha pasado volando, que no se ha hecho nada especial, que los años se han “borrado” de la memoria. Lo importante no es cuánto vivimos sino lo que vivimos y cómo lo vivimos.  Son las personas, las emociones, las que dan intensidad a nuestras vivencias y las hacen imborrables. De manera que, cuando miremos hacia atrás, sabremos que hemos vivido.

Mercedes: El voluntariado con mayores es una de las mejores experiencias que conozco, porque los mayores son una fuente continua de conocimiento y, en definitiva, de vida. Una conversación con ellos te permite conocer el pasado de primera mano y ayuda a comprender nuestra historia.


4. Relación Abuelo-Nieto

Mercedes: por la afectividad que surge entre el voluntariado y su mayor. Te permite volver a vivir la relación de abuelo-nieto, que a veces o no hemos podido disfrutar porque murió siendo nosotros pequeños o porque no vivíamos cerca. Su agradecimiento te llena el corazón. A veces es una mirada cargada de sentimiento, un abrazo, un apretón de manos, una sonrisa o un bizcocho hecho para tomaros juntos un café cuando vas a visitarle.


5. Te ayudamos en tu formación 

Teresa: Quizá estés haciendo una formación orientada a los servicios sociales o la sanidad. ¿Necesitas adquirir más práctica para fijar tu formación teórica? Te lo ponemos fácil: hablamos contigo, vemos tus necesidades, te contamos las nuestras y las cuadramos. Para que tú te lleves lo que necesitas mientras le das a otro lo que él/ella necesita.  Y en la Fundación Alicia y Guillermo tenemos un programa de gestión del voluntario que pone a tu servicio herramientas como el coaching o la mentoría, para que desarrolles las competencias que tú/nosotros necesitas/necesitamos.


6. Cambias el mundo (el de una persona y el tuyo propio)

Teresa: Y si lo que quieres es cambiar el mundo, apoyarte en otros valores que no giren sólo en torno al interés económico, centrados en la colaboración y la generosidad, con una ética real y práctica… entonces y como decía Gandhi: “Sé el cambio que buscas”.

 

 

Leer más