Voluntarios FAyG – Somos un súper equipo 💪

 Actividad de Team Building Voluntarios FAyG

 

Cuando llegan nuevos voluntarios a la fundación siempre les decimos: “Aquí el voluntario no está solos, somos un equipo, una familia.

Durante el año realizamos reuniones y actividades para que nos conozcamos entre tod@s, para que podamos compartir experiencias y aprender algo nuevo.
Así lo hicimos en Junio en el Parque Dehesa de la Villa, en una actividad de orientación aprendiendo con Francisco (Voluntario y Consejo Asesor) como utilizar una brújula y trabajar en equipo para encontrar las mensajes escondidas por el precioso parque.

Como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos algunas:

Ana Marin (voluntaria Taller Pintura en Tela):

“Me gustó mucho lo del Domingo y las q hablado también. Si nos podemos animar para hacer más cosas y repetir. ¡Gracias por todo! 😘😘”

Isotta (voluntaria de acompañamiento):

“El domingo pasado participé por primera vez a una jornada de team building de la Fundación AyG. Solo pude participar a la primera actividad: orientiring en pareja..estuvo genial! Nunca había aprendido a usar una brújula antes y fue super divertido descubrir caminos y pistas guiándonos uno con el mapa y el otro con la brújula y seguir como dos piezas del mismo mecanismo. Además, mi compañero tenía unos cuantos añitos más que yo y la verdad disfruté de su compañía como si hubiese estado con un colega de toda la vida. Para mí ha sido un éxito y espero que organicen pronto otra jornada así y poder participar por entero. La situación, los organizadores y los participantes me han transmitido mucha complicidad y cuidado, aunque yo fuese una desconocida para todos he sentido algo parecido a la amistada nada más haber empezado a charlar con lo y las demás.”

 

Javier (voluntario universal):

“He trabajado 38 años en la Formación y Edición del Mapa Topográfico Nacional de España, compartiendo trabajo con topógrafos y rodeado de todos sus instrumentos topográficos de campo necesarios para el levantamiento y cálculos geodésicos del Mapa Topográfico. Entre estos instrumentos manejaban las brújulas para patearse el campo con eficacia, con esta información desarrolle un interés y deseo de saber manejar las brújulas y ponerlo en práctica con los mapas que yo he dibujado y el terreno real. Después de tener esta situación privilegiada durante tanto tiempo me he jubilado en el año 2012 sin tener la satisfacción de saber manejar una brújula.

La Fundación Alicia y Guillermo de la que soy voluntario y usuario como mayor celebramos un una actividad de Team Building el domingo 3 de junio en el que nos reunimos voluntarios y mayores en la Dehesa de la Villa para tener una actividad y convivencia que fue muy fructífera en un ambiente de cordialidad y cariño.

Personalmente la actividad para mí fue un sueño cumplido totalmente inesperado. La directora de la Fundación Lola Carbonell y Francisco Sánchez del Consejo asesor organizaron la actividad consistente, previa enseñanza, en localizar unos puntos señalados en el mapa que nos dieron y con la brújula que nos proporcionaron localizar esos puntos y orientarnos en el parque de bosque ajardinado, aprendiendo a utilizar la brújula perfectamente, justo lo que he deseado 40 años y en donde menos y con quien me lo podía imaginar.

Muchas gracias a la Fundación, a Lola y a Francisco.” Javier Hernández Enrile

Pilar (voluntaria):

“Hola. Me llamo Pilar y soy nueva en la Fundación. La he conocido, hace muy poquito, a través de una de las voluntarias que da clase en una de vuestras múltiples actividades. En seguida me brindó la oportunidad de conoceros el domingo pasado, y me he quedado encantada y admirada. Encantada por la oportunidad que nos dais de participar, sin ningún ánimo de lucro, en todas las actividades que ofrecéis y que nos aportan muchísimo. Admirada por vuestra generosidad de entrega a los mayores que os necesitan, y sobre todo por el grupo de jóvenes entregados.

Disfruté muchísimo aprendiendo a orientarme en la Dehesa de la Villa, no lo había hecho nunca y me encantó ver cómo se maneja una brújula al lado de un chico, que podría ser mi hijo, encantador y paciente.

Más tarde compartimos una excelente, agradable y comunicativa comida en la que me enteré de las cosas que hacéis y en las que me encantará participar, según el tiempo del que vaya disponiendo. Al final de la jornada y antes de la despedida, compartimos unos cafés, o en mi caso, un helado, charlando con algunos de los que no había podido hacerlo durante el día.

En definitiva, agradeceros el maravilloso día que me hicisteis pasar entre todos. Un fuerte abrazo”

¡GRACIAS VOLUNTARIOS FAYG, SOIS LOS MEJORES!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *